Tipos de logística ¿Conoces cuáles son?

El concepto de logística es fundamental para cualquier negocio. Sin una planificación y sin un control de los materiales de los que disponemos, así como de los tiempos y procesos, es muy probable que la empresa no funcione. Siempre, con la eficiencia suficiente como para garantizar una maximización tanto de la rentabilidad actual como de la futura. 

 Logística de aprovisionamiento

El objetivo principal de la logística de aprovisionamiento es el control de los suministros, para cubrir las necesidades de los procesos operativos de la empresa, siempre dentro de un plazo de tiempo determinado. 

¿Qué factores hay que tener en cuenta en la logística de aprovisionamiento?

  • Fechas de entrega.
  • Tipos de embalaje y carga de los proveedores.
  • Selección de proveedores.
  • Modelos de inventario.
  • Previsión de la demanda de nuestros productos.
  • Calidad del servicio.

Logística de distribución

Llamada también logística de transporte, la logística de distribución es aquella que asegura que las mercancías alcancen su punto de destino de manera rápida y fiable. Cada empresa fijará un sistema de distribución acorde a sus recursos y necesidades, así como las necesidades de su cliente final, que es quien en definitiva recibe la mercancía.

La implementación de una logística de distribución tiene una fuerte dependencia de las técnicas y los protocolos de embalaje y empaquetado, que permiten que los diferentes tipos de mercancías se ajusten a los requisitos de distribución. En este tipo de logística está la clave de cómo las empresas de paquetería pueden sacar provecho de la tecnología.

 Logística de producción

La logística de producción supone la gestión y control de la logística a nivel interno, a nivel de abastecimiento dentro de la propia empresa. Las diferentes fases que van desde su fabricación hasta su finalización, pasando por las distintas fases de transformación que correspondan. 

 Logística inversa

La logística inversa es toda intervención en la cadena de suministro que quede fuera del habitual recorrido que realiza un producto desde su fabricación hasta alcanzar al distribuidor o al cliente.

Se trata precisamente del proceso al que nos hemos estado refiriendo, pero justo a la inversa. Tiene como objetivo asegurar la vuelta de la mercancía.

Casos de logística inversa:

  • Recolección del producto en la dirección del cliente (en lugar de llevarlo desde el almacén, lo traemos). Imaginemos el caso, por ejemplo, de recoger una mercancía que se ha llevado al cliente por error o por algún defecto.
  • Reparación, reintegración en stock, destrucción, reciclaje, embalaje y almacenaje.

En Pikkop te ofrecemos la mejor solución de logística para tu negocio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *