Cómo enviar mercancías peligrosas

En el mundo del transporte marítimo, las mercancías peligrosas pueden ser cualquier cosa que, si no se manejan con cuidado, pueden causar daño a los que las manipulan en tránsito; estas no se limitan sólo a agujas, productos químicos y armas. La mayoría de las mercancías peligrosas están definidas internacionalmente por la IATA, la organización internacional que regula los viajes aéreos, aunque algunos mensajeros tienen reglas ligeramente diferentes.

Para los vendedores de comercio electrónico, las baterías de iones de litio son las mercancías peligrosas más comunes que se envían a nivel internacional y se requieren procedimientos de etiquetado específicos para garantizar un envío seguro por vía aérea. También cabe señalar que en la actualidad, las líneas aéreas internacionales tienen cada vez más problemas con los incendios que se producen a bordo debido a las baterías de iones de litio.

El propósito de esta guía es ayudar a comprender mejor las mercancías peligrosas y compartir algunas de las mejores prácticas para el envío de las mismas a nivel nacional e internacional, sin problemas. Sin embargo, si todavía tienes dudas, te recomendamos que te pongas en contacto directamente con tu mensajero para obtener la información más actualizada y el asesoramiento más adecuado a su situación.

1. Identifica la mercancía peligrosa

En primer lugar, hay que identificar correctamente qué tipo de mercancía peligrosa se planea enviar, ya que hay diferentes restricciones en función de su clasificación. Ten presente que hay artículos que podrían ser difíciles de clasificar, ya que pueden no ser peligrosos por sí mismos, pero contienen un componente peligroso.

Muchas mercancías de este tipo sólo pueden viajar por tierra debido a las normas de la IATA, lo que significa que los servicios de paquetería express se negarán a transportarlas. Si ese es el caso, este tipo de mercancías peligrosas podrían estar prohibidas en ciertos países, por lo que es preciso confirmar que se puede importar lo que se está enviando antes de proceder.

Hay una gran variedad de mercancías que pueden considerarse peligrosas, siendo las más comunes las baterías y los líquidos. Las baterías de iones de litio de los ordenadores portátiles y los teléfonos móviles suelen considerarse mercancías peligrosas, dependiendo de su tamaño. Los líquidos y las armas de imitación también son artículos que los remitentes suelen considerar como riesgosos. Cada empresa que brinde servicios de paquetería, cuenta cuenta con una lista de artículos peligrosos, la cual puede llegar a incluir los aerosoles, las armas y los materiales inflamables, mismos que están regulados por los países importadores y los proveedores de tráfico aéreo; corrobora si tu envío contiene alguno de ellos antes de enviarlo.

2. Asegúrate de que tu mercancía pueda volar

Debido a la lista de mercancías peligrosas de la IATA, muchos productos no pueden volar. Estas mercancías tendrían que ser enviadas a través de carga terrestre; una opción mucho más barata para ti, aunque tomará mucho más tiempo para que el cliente reciba sus productos.

Si envía baterías, investiga cuáles son los límites de envío, ya que cambian a menudo, pueden poner en peligro a las personas y también pueden acarrear a su empresa grandes multas de los gobiernos nacionales que están tomando medidas enérgicas contra los envíos de mercancías peligrosas no declaradas. Muchos grandes transportistas, como Amazon, han sido objeto de estas multas por enviar grandes cantidades de baterías de iones de litio sin declararlas. Aunque esto sea sin intención, la ignorancia no es una defensa suficientemente buena. Asegúrate de cumplir con la ley cuando envíes estos bienes.

3. Empaque tus bienes cuidadosamente

Una de las principales razones por las que las mercancías se clasifican como “peligrosas” es el riesgo que representan para quienes las transportan. Empaca tus pedidos con cuidado para asegurarte de que los productos no sufran ningún daño durante el tránsito y que quienes manejen el paquete estén a salvo de cualquier daño; asegúrese de que tu envío esté bien acolchado.

Si el embalaje no es lo suficientemente adecuado, puede causar retrasos en el envío. En PIKKOP contamos con el mejor servicio de empaque y embalaje; reduce el riesgo de daños envolviendo tus productos con nosotros.

Puede haber reglas diferentes, dependiendo de la mensajería que elijas, en relación con sus mercancías peligrosas, dependiendo de la cantidad que lleve. Las reglas generales son 100ml máximo para el líquido y 2 baterías por envío, pero para asegurarte de ello directamente con la empresa que hayas contratado este servicio, ya que estas reglas están sujetas a cambios en cualquier momento.

4. Divide el envío

Si quieres evitar por completo que tu envío sea catalogado como “mercancía peligrosa”, pregunta a tu mensajero si es posible dividir el envío. Si esta es una opción, puedes ahorrarte mucho tiempo ya que no tendrás que ocuparte de la documentación de las mercancías peligrosas y estas no tendrán que someterse a procedimientos especiales para ser enviadas.

Sin embargo, esta opción no está exenta de riesgos. De hecho, podría terminar siendo más problemática e ineficiente para ti porque los mensajeros pueden imponer limitaciones no sólo al número de mercancías peligrosas por envío, sino también al número de envíos de mercancías peligrosas por destinatario y por día, lo que significa que terminarías teniendo que organizar varios envíos a lo largo de varios días.

5. Es posible que tengas que pagar gastos de manipulación adicionales

Muchos mensajeros cobran tarifas superiores y un cargo adicional por las mercancías peligrosas debido a los riesgos adicionales que conlleva su manipulación y procesamiento. El seguro de las mercancías peligrosas también es mucho más caro debido al riesgo adicional del envío.

Algunos mensajeros exigen que se contrate un seguro para el envío que cubra tanto el riesgo para la salud como para la seguridad del mensajero, e incluso pueden negarse a cubrir el envío por cualquier daño que pueda ocurrir en tránsito.

6. Asegúrate de que tu documentación esté completa

 Obtener la documentación correcta cuando se envía un envío de mercancías peligrosas es importante, y también la clave para asegurar que tu envío se realice sin problemas. Cuando realices un envío de mercancías peligrosas, asegúrate de que todos los artículos peligrosos se declaren en tu guía aérea y en tu factura comercial en la sección “Descripción del artículo”.

Además, la mayoría de los mensajeros te exigirán que completes una guía aérea internacional ampliada y que incluyas un número de teléfono de 24 horas en las declaraciones del remitente. Cualquier error en esta documentación puede provocar retrasos masivos en la aduana.

La mayoría de los envíos de mercancías peligrosas necesitan una etiqueta de peligro que identifique el riesgo que proviene del paquete, y un número ONU que identifique el tipo de mercancía peligrosa del envío. Los peligros potenciales se identifican generalmente en la Hoja de Datos de Seguridad de Materiales, o MSDS. Si está enviando aerosoles, baterías o un contenedor frágil, su envío también requerirá de etiquetas y pegatinas adicionales para mostrar esto en la caja. Todas las etiquetas de peligro deben ser claras y fáciles de ver para cualquier persona.


En conclusión, hay muchas cosas que hay que tener en cuenta cuando se transporten mercancías peligrosas. En Pikkop, nuestros capitanes de transporte se ponen en contacto directamente con los mensajeros para confirmar que un envío de mercancías peligrosas puede llegar a su destino, y te invitamos a que hagas lo mismo si tienes alguna pregunta sobre tu envío. Siempre y cuando investigues, tengas un embalaje seguro, la documentación completa y el etiquetado correcto, estarás en camino de transportar esas mercancías peligrosas como un profesional.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *