Blog Pikkop

AMENAZAS INFORMÁTICAS

La mayoría de las personas que manejan una Pyme, tienen una página web ya que es el lugar donde los clientes pueden ver lo que ofreces, resuelven sus dudas y se quedan con una buena experiencia. Es importante que sepas sobre la existencia de las amenazas que puedes encontrar en internet y el tipo de mantenimiento que deberías llevar a cabo.

Al tener una página web debes prestar atención en la seguridad. Tienes que adoptar una cultura de ciberseguridad para tomar conciencia sobre la importancia de manejar y proteger la información confidencial. No se requiere de un gran presupuesto para proteger de manera correcta tu página web contra amenazas informáticas, pero debes implementar un certificado de seguridad o hacer copias de seguridad frecuentes para comprobar la seguridad de tu sitio y prevenir.

 Las 5 amenazas informáticas más comunes son las siguientes:

  1. Malware
  2. Intercepción
  3. Ataques de contraseñas
  4. Configuración de seguridad incorrecta
  5. Ataque DDoS

 

1.-Malware: es un software creado con fines maliciosos, se encuentra diseñado para dañar e infectar un sistema. Abarca desde los virus informáticos hasta el adware que infecta a las computadoras y páginas web. Si tu página web llega a ser atacada por malware, tus datos confidenciales se expondrán, incluyendo la información de tus clientes.

Dos tipos comunes de malware:

Redirección maliciosa: cuando los usuarios acceden a tu web, se les redirige a otra página en la que se encuentra contenido malicioso.

Defacement: con este malware se cambia la apariencia de un sitio web, la mayoría de las veces la página muestra un mensaje que contiene el nombre del hacker.

Existe una solución de seguridad de página web que mantendrá a tu página segura haciendo análisis, prevención y eliminación de malware. Esta herramienta es excelente para los propietarios de pequeñas empresas que no cuentan con los recursos tecnológicos y tiempo para proteger sus páginas contra amenazas de internet.

2.-Intercepción: ocurre cuando un hacker captura datos que los usuarios envían a una página web y después los utilizan para su beneficio. La información pueden ser contactos o datos sensibles como el número de la tarjeta de crédito. Los ciberdelicuentes hacen compras con ello o venden los datos.

Es importante instalar en la página web un certificado de seguridad para poder proteger los datos confidenciales. Un certificado SSL encripta las conexiones entre el navegador del visitante y el servidor web para poder establecer una sesión segura, con esto se protege a los compradores de ataques cibernéticos como el de intercepción.

3.-Ataques de contraseña: algunos hackers adivinan contraseñas o usan herramientas para probar diferentes combinaciones hasta que las encuentran.

En algunos casos el registro de las teclas se usa para conseguir el acceso a cuentas de usuario, ya que el registro reconoce cada golpe de teclado realizado por un usuario. Los resultados se les comunican a los hackers que inicialmente instalaron estos programas.

Lo que debes hacer para evitar esto en tu página web es solicitar contraseñas seguras a tus usuarios. Puedes aplicar las siguientes formas:

1.- Pedir a los usuarios que cambien regularmente sus contraseñas.

2.-Solicitar una combinación segura y única de contraseñas como mezclar mayúsculas y números.

3.-Requerir autenticación de dos pasos para confirmar el acceso del usuario.

4.- Configuración de seguridad incorrecta: ocurre cuando las configuraciones de seguridad tienen “agujeros” de seguridad que pueden conducir a varias vulnerabilidades. Esto ocurre cuando existe falta de mantenimiento o una configuración inadecuada de la aplicación web. Tener una configuración de seguridad incorrecta permite a los piratas informáticos acceder a datos privados que pueden comprometer completamente el sistema. Los datos también pueden ser modificados o robados.

5.-Ataque DDoS: el ataque de denegación de servicio distribuido ocurre cuando un servidor web recibe mucho tráfico o solicita que se sobrecargue el sistema. Se trata de tráfico falso que proviene de equipos controlados por atacantes, llamados botnets. Cuando el servidor web se sobrecarga por el tráfico, el sitio web tiene problemas para cargar o no carga simplemente nada. Con la fuerza de estos ataques el servidor puede bloquearse desactivando por completo la página web.

Todo esto lo puedes prevenir si contratas un plan de protección de seguridad y un firewall de aplicaciones web. Te ayudarán a prevenirlo.

Al tener una página web siempre ten en cuenta todas las amenazas a las que te puedes enfrentar para proteger a tus clientes y a ti. Toma medidas y realiza cambios para proteger tus datos antes de sufrir una amenaza informática y que puedas seguir vendiendo en línea y creciendo tu negocio sin ninguna complicación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *